donacion-escuela

ENTREGAMOS DONACIÓN PARA CONSTRUCCIÓN DE BIBLIOTECA EN ESCUELA DE SANTA EMILIA

Este aporte es parte de la prima de Comercio Justo que recibimos por la exportación de vinos a Inglaterra.
En nombre de la Sociedad de Pequeños viñateros Caupolican queremos expresar la profunda alegría que significa para nosotros este momento. Después de más de 6 años de haber iniciado nuestro emprendimiento cooperativo, podemos extender los beneficios del comercio justo y del trabajo asociativo a la comunidad. Este principio de solidaridad es fundamental para nosotros, que los beneficios no terminen en un pequeño grupo sino que se hagan extensivos a un mayor número de personas.

El comercio justo es una forma de hacer negocios en donde se respeta al productor de la materia prima pagándole un precio justo por su producción. También se exige que haya un respeto por el medio ambiente al prohibir algunos agroquímicos que son muy nocivos para la salud humana y que se cumplan todos los derechos laborales, pagando las imposiciones a todos los trabajadores (incluyendo los de temporada) y no permitiendo que trabajen niños en las cosechas.

El poder entregar este aporte para la construcción de una biblioteca en una escuela es de gran relevancia, ya que consideramos que la educación y la lectura son un pilar fundamental para el desarrollo de los pueblos y una forma efectiva de superación de la pobreza. Este establecimiento educacional fue escogido para la donación en una asamblea de socios después de la sugerencia de nuestro vicepresidente de Viñas Caupolican y vecino de la Escuela don Hugo Nuñez.

El proceso de Caupolican comenzó en el año 2007 después de una caída feroz en el precio de la uva que afectó a los pequeños productores de uva. No solo nos quedamos en la protesta sino que decidimos organizarnos y armar esta empresa asociativa. Pusimos nuestro mejor esfuerzo, confianza y voluntad para trabajar en conjunto superando las dificultades que muchas veces implican trabajar en conjunto tales como la desconfianza y la impaciencia. Pero con transparencia, comunicación, y apoyo de algunas instituciones tales como Indap, la Municipalidad de Sagrada Familia, Prochile y Corfo hemos logrado tener una empresa cooperativa fortalecida que hace buenos negocios y que permitió mejorar la calidad de vida de nuestros socios y ahora también hacerla extensiva a la comunidad.

El trabajo cooperativo es de mucha importancia ya que los pequeños agricultores en Chile es muy difícil que puedan sobrevivir en el futuro y de este modo la tierra se irá concentrando cada vez más.

Esperamos buenos augurios en nuestros negocios futuros para poder seguir aportando a esta escuela y otras más.